Viva Polk White.png

4927 Southfork Drive Lakeland FL 33813        info@vivapolk.com

Exijo una explicación.

Por: Ismael Portillo

La pesca como actividad recreativa, es una práctica muy generalizada en los Estados Unidos. Las personas pescan en lagos, lagunas, ríos, mares, océanos o en cualquier charco; en la mayoría de los hogares es muy común encontrar una o varias cañas de pescar. Para realizar dicha actividad, se requiere una licencia de pesca, generalmente expedida en tiendas de deportes. Algunas reglas de pesca establecen que dependiendo del tipo de pez, si no cumple con un tamaño y/o peso determinado tienes que regresarlo al agua.


Principalmente los fines de semana y dependiendo de la temporada, en cada charco puedes ver una o varias personas pescando. En la gran mayoría de los casos es solamente como diversión, en muy pocos casos, es con la intención de consumir el producto de la pesca.


Ahora bien, cuando el pez muerde la carnada, el anzuelo se clava en su paladar o en cualquier parte de su boca, y el pez inicia una lucha feroz tratando de liberarse de ese doloroso gancho, esa lucha empieza a lacerar, y a producir terribles heridas en toda su boca. Esa dolorosa pelea puede durar varios minutos, hasta que finalmente cae en manos del pescador, quien con cara de ganador retira el doloroso anzuelo y regresa el pez al agua. Someter a un animal a ese sufrimiento tan grande, solo y exclusivamente con el propósito de divertir por un rato a un pescador.


Llama mucho la atención de: por qué definir como crueldad animal el someter un toro a varios minutos de sufrimiento para divertir a miles de espectadores, generar trabajo a cientos o miles de personas y después de su muerte llevar su carne a los mercados para alimentar una parte de la población, pero someter a dolorosos sufrimientos a un pez con el único y exclusivo propósito de divertir a una sola persona no es calificada como crueldad animal; además, el toro tiene la oportunidad de vengarse del matador, de los picadores y de los banderilleros.


Hoy después de muchos años no soy admirador de las corridas de toros, tampoco me gusta pescar, me parece una actividad tediosa y aburrida; sien algún momento me atreviera a pescar lo haría con la intención de comer la presa que logre atrapar.


Por todo lo antes expuesto y mi punto de vista de la situación, como crítico y ser humano, analizando de una parte y de otra y sin hipocresía…¡Exijo una explicación!

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo